¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger
Si me visitas, coméntame y déjame tu enlace, son muchos blogs los que sigo, puede que no pueda encontrar el tuyo. RECUERDA: Siempre devuelvo la visita.

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Seguirán saliendo entradas cada día y os iré visitando y contestando cuando pueda, han sido dos mesecitos muy duros, he necesitado apartarme un poco de todo, espero tener vacaciones y disfrutar de vuestros escritos.

Muchas gracias por vuestra comprensión. Os echo de menos.

23 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 44

"Si las palabras marcaran como los golpes, muchas personas tendrían que callarse"


Los días siguientes a la lectura del testamento en el cual Nitor dejaba como heredero al mayor de sus hijos que tenía vivos, todas sus tierras, con la condición de que si alguno de los otros hermanos varones quedaba vivo le pasara una pensión mensual, al fin de que viviera cómodamente, como esto no ocurría esa excepción no fue apenas escuchada, aunque debía pasar una pensión a la viuda y a las hijas de su hermano Escorpio, a los cuales les dejaba una propiedad que era por derecho del hermano mayor. Después de haber leído el testamento para los hijos varones a Radians le concedía su padre la casa en la que vivían en ese momento y un dinero mensual que su hermano le tendría que pagar para sus intereses personales, además de pagar los gastos de la casa.

Radians después de ese día estuvo muy ocupada, contrato modistas para que los trajes estuvieran listos lo antes posible y fue de compras con Melisa para arreglar la casa que había heredado aunque su hermano seguiría viviendo allí con ella. 

Compraron alfombras nuevas, candelabros, velas..., en pocos días la casa estaba de nuevo adornada y con un estilo más moderno, ya que a finales de la semana tendrían una fiesta.

Radians había mandado invitaciones a Ascra y a Nicolás y les pedía que fueran a vivir con ella, a fin de que allí estarían más cómodos, además, si su padre quería seguir trabajando, podría hacerlo perfectamente como administrador de la casa, además de las propiedades de su hermano que ya estaba bastante envejecido. 

Su hermano por su parte había invitado a antiguos amigos y conocidos de la nobleza, no la había consultado, pero la dijo que la mayoría la tratarían bien y que muy pocos la preguntarían por su pasado, ya que al llevar las invitaciones personalmente había dado unas cuantas indicaciones de que estaba seguro de que era su hermana y que no debían ofender a la futura duquesa de Tesuel, ya que lo sería cuando el falleciera. 

Dos o tres días después apareció la modista, con tres costureras que traían diferentes bolsas con trajes de diferentes estilos y telas. Estuvieron varias horas tomando medidas a Radians y después a Melissa, ambas se sentaron después junto al hogar con la modista para elegir las telas, incluso Roller participó en la elección de algunas, pidió que las confeccionaran trajes de noche, de fiesta, de cóctel, de gala, incluso saltos de cama, la mayoría muy poco provocativos, ya que no tenía intención de casarse y por lo tanto no necesitaba trajes de ese estilo. 

Después varias personas aparecieron para enseñarlas a ella y a Melisa a pasear por los grandes salones, a danzar y a comportarse como verdaderas damas de la corte. Roller la hizo aprenderse la mayoría de los nombres de los duques, de las duquesas, las condesas, los condes, etc. La mayoría los recordaba pero otros tuvo que aprenderlos. 

Las personas que aparecieron para enseñarlas estuvieron todas las tardes anteriores a la fiesta con ellas y el día de la fiesta sabían desenvolverse perfectamente con el resto de la gente.

22 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 43.5




Cuando anocheció uno de los criados llamó a la puerta y la pidió que bajara a cenar en una hora, Radians no tenía ropa, así que decidió bajar con la misma. 

Cuando llegó al salón el cuarto estaba iluminado por unas grandes velas, una mesa rectangular, adornaba en el centro del salón y en ella, tres asientos estaban listos, su amiga estaba sentada en uno de ellos, mientras observaba un libro que alguno de los criados la había dado con fotos de la familia, su hermano bebía una copa de ron sentado en una butaca. Cuando la vio entrar se levantó y la dio un beso en la mejilla, Radians se dirigió a la mesa para sentarse donde siempre lo había hecho.

— Querida- la habló su hermano- tu lugar no es ese, tu sitio está a mi lado- la sonrió y la sentó a su lado

— Es la costumbre- comentó ella mientras su amiga la sonreía- ¿te acomodaste bien Melisa?

— Si, la habitación es muy amplia y todo esta tan bonito, nunca imagine que pudieras haber vivido en una casa como esta

— Me alegro de que te guste, porque me has ayudado mucho, me ofreciste tu casa para vivir y me conseguiste un trabajo

— ¿Qué quieres decir?- la preguntó Melisa

— Quiero que seas mi dama de compañía, te ofrecería vivir en mi casa, pero mi hermano es el dueño

— Radians, puede vivir aquí, si así lo deseas- la interrumpió su hermano- tendrás a una amiga siempre a tu lado y te acompañará cuando yo tenga que hacer viajes

— Dime- la habló Radians- ¿Meli, te quedarás conmigo?

— Claro que si- la contestó Melisa- ¿pero no será molestia?

— Por supuesto que no- habló Roller- es una manera de agradecerte lo que hiciste por mi hermana

La cena resultó tranquila, Radians habló cosas de su vida, le comentó a su hermano cosas que la ocurrieron, nombró muy fugazmente el disparo, pero sobre todo le habló de Ascra y de su marido. Cuando la cena terminó, Roller las pidió disculpas pues quería marcharse a descansar.

— Querida- hablo a su hermana- esas personas de las que me hablaste, debieron ser encantadoras, cuando se lea el testamento mañana quiero que las mandes un telegrama y las digas que pueden venir a visitarte a nuestra casa, ¿te gustaría?

— Claro que si

— Si todo sale bien, después del testamento quiero que tú y Melisa vayáis a compraros ropa adecuada, no podéis andar siempre con la misma ropa. Mandaré a mi administrador que os de dinero y que os acompañe. Quiero dar una fiesta en honor a tu bienvenida, tendrás una semana para prepararla, así te entretendrás y por último, hacerme el favor de no salir solas

— Si hermano- se acercó Radians para besarle en la mejilla y abrazarle- descansa, pareces agotado

— Vosotras no tardéis en ir a dormir, mañana será un día largo

Pocos minutos después de que Roller se fuera a descansar, Melisa y Radians subieron también a sus respectivos cuartos.

21 de noviembre de 2014

Una nueva vida- Capítulo 43.4


— Ahora, cambiemos de tema- la comentó- por cierto perdona que no te haya hablado de mi familia y no te haya preguntado por la tuya- se disculpó- mi hija esta con su esposo en las presentaciones en sociedad, no creo que venga por aquí, hace años que no hablo con ella y mi esposa, seguramente estará en una de mis casas, nos separamos hace años, ya no estamos casados, pero al haber muerto sus parientes me veo en la obligación de mantenerla

— Lo siento

— No importa, háblame de ti, ¿está casada?

— No

— Hermana, ahora con el dinero que heredaras no hará falta que te cases- la sonrió- mañana nos leerán el testamento, ¿te parece bien?

— Por supuesto

— Sube a descansar, ocupa el cuarto que quieras, luego te llamaré para la cena- dijo besándola en la mejilla- yo también necesito descansar- dijo desapareciendo por las escaleras con ayuda del mayordomo

Una de las criadas la acompañó al que antes había sido su antiguo cuarto, en verdad estaba igual, aunque la pintura de las paredes estaba envejecida por el paso del tiempo, se tumbó en la cama a descansar y abrió uno de los cofres que antes habían estado llenos de su ropa, ahora estaban vacíos, seguramente la abuela vendió las ropas para pagar las deudas del abuelo.

Después se tumbó en la cama y pensó que ya estaba otra vez en casa, sana y salva, en su cuarto, donde desde niña había jugado, llorado, donde transcurrió su tierna infancia rodeada de su abuela y de los criados. Cerró los ojos, pero pensó en José, por fin podría olvidarse de su recuerdo, su hermano pagaría las deudas que tenía con él y después ella lo olvidaría. Cuando intentó apartar la mente de ese pensamiento, comenzó a añorar de nuevo a Ascra y por supuesto a sus amigos, que sería de Eduardo y de Lorena, de Micaela y de su primo, la pequeña Lisi ya estaría crecida.

Radians estaba a punto de cumplir veintiún años, la mayoría de las mujeres a su edad ya se habrían casado, su hermano tenía razón con el dinero que heredaría no la haría falta casarse y eso es exactamente lo que haría.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...